¿Por qué se cuelgan calcetines en la chimienea en Navidad?

Seguramente la mayoría de vosotros conoceréis la popular tradición que se extiende por muchos países de colgar calcetines en la chimenea en Navidad. Sin embargo, pocas personas conocen el origen de esta tradición, de manera que vamos a hablar un poco acerca de la historia de esta costumbre y resolveremos algunas de las dudas más frecuentes que se suelen plantear a la hora de seguirla.

La historia de la tradición de colgar calcetines en la chimenea en Navidad

Antes de colgar calcetines en la chimenea está Navidad, vamos a intentar conocer un poco mejor la historia que ha dado lugar a esta tradición que se ha originado en el mundo anglosajón, aunque en la actualidad se ha extendido por numerosos países especialmente de América y Europa.

La historia de esta tradición parte de una leyenda que relata una historia ocurrida en la Edad Media.

En ella se habla de un hombre que, tras la muerte de su mujer, decidió regalar todo su dinero, lo que hizo que tanto él como sus tres hijas quedasen sumidos en la peor de las pobrezas.

Esto supuso que durante muchos años estuvieron malviviendo y tirando con lo que podían, hasta que las niñas crecieron y conocieron a tres pretendientes.

El problema en ese momento era que el padre no disponía de absolutamente nada para ofrecer como dote, lo que significaba que las bodas nunca se podrían llegar a celebrar.

El dolor que sentían estas muchachas fue lo que permitió que Santa Claus conociese la historia, de manera que decidió hacer algo para ayudarlas y que, finalmente, pudiesen contraer matrimonio con los hombres a los que amaban.

La tarde antes de la llegada de Santa Claus, las tres jóvenes estuvieron lavando la ropa, y debido al frío, decidieron colocarla cerca de la chimenea para que se secase antes.

Casualmente, allí quedaron tres calcetines, cada uno de ellos de una de las jóvenes, que permanecieron dispuestos de tal manera que cuando Santa Claus arrojó tres monedas de oro por la chimenea, cada una de ellas fue a parar a uno de estos calcetines.

Al día siguiente, las jóvenes fueron a recoger la ropa y se percataron de que, dentro de los calcetines, se encontraban sendas monedas, siendo cada una de ellas suficiente como dote para que por fin pudiesen casarse con los hombres a los que amaban.

Si no tengo chimenea, ¿los puedo colgar en otro sitio?

La tradición se ha extendido durante muchos años, y ha hecho que sean millones las familias que colocan calcetines con dibujos y motivos navideños en la chimenea la tarde antes de la llegada de Santa Claus.

Esto ha sido posible porque antaño era muy habitual tener chimenea en el hogar, pero en la actualidad cada vez es menos frecuente, en especial por la disposición de las edificaciones y las exigencias en materia de normativa.

Por esa razón, en el caso de no tener chimenea, de igual manera se pueden colocar los calcetines en otras zonas como por ejemplo las escaleras, el árbol de Navidad, el belén o en el recibidor de la casa entre otros.

Cómo tienen que ser los calcetines

A la hora de elegir los calcetines para la chimenea en Navidad vamos a tener una libertad casi plena, ya que podemos colocar desde calcetines con dibujos hasta calcetines de un único color.

Lo importante es que tengan una buena dimensión que permite introducir en su interior los regalos y, en la medida de lo posible, estén plagados de motivos navideños que transmitan esa sensación tan agradable que tan sólo experimentamos durante la Navidad.

En cuanto al material, igualmente vamos a tener plena libertad, con la posibilidad de elegir desde calcetines de lana hasta incluso fabricados con materiales sintéticos, y que para Santa Claus, lo menos importante es el material del calcetín, puesto que él tan sólo tiene en cuenta lo que cada persona alberga en su corazón.

Deja una respuesta

X