10 cosas para hacer con tus calcetines divertidos viejos

Cuando tienes unos calcetines que te encantan, de esos calcetines divertidos que te han animado muchos lunes, es normal que no quieras deshacerte de ellos cuanto ya no están en condiciones de seguir utilizándolos.

La buena noticia es que no los tienes que tirar. Aprovecha para cuidar el medio ambiente y dales una segunda vida a tus calcetines divertidos con las ideas más prácticas y originales.

Monedero

Solo necesitas un calcetín, un botón, hilo y aguja para transformar el calcetín inicial en un original monedero. El monedero calcetín es genial para llevar dinero o documentación, principalmente si vas de viaje, ya que se oculta sin problema en una maleta, junto a los demás calcetines. Por supuesto también la podrás seguir utilizando en el día a día.

Según lo que necesites llevar, podrás adaptar el diseño. Empieza por cortar el calcetín por el talón ya que la forma original no será la más adecuada. Si tu intención es hacer un pequeño monedero, utiliza la parte del talón pues ya tienes el cierre hecho por un lado. En el lado del corte que has realizado, haz una pequeña dobla para que no se queden hilos sueltos. Luego hay que coser un botón en un lado, por el interior , haciendo un pequeño corte en el lado opuesto de forma que entre el botón ajustado. También puedes sustituir el botón por una cremallera si llevarás monedas y no quieres que se pierdan por los espacios laterales.

Cartera para tarjetas

Por otro lado, si quieres utilizar la pernera, será ideal para una pequeña cartera de tarjetas y documentación. En este caso, debes coser una de las extremidades para que quede solo una apertura y buscar un cierre adecuado a lo que necesitas para el otro lado. Incluso puede que no necesites cierre si el elástico está aún en buenas condiciones y ves que tus tarjetas no se van a caer fácilmente.

Estuche para lápices

Corta el calcetín, si necesario, para que quede con el tamaño ideal para guardar tus lápices o bolígrafos (deja margen de 3 o 4 centímetros para hacer el cierre). No importa que dejes la forma del talón pues vas a poder guardar tus lápices igualmente.

En la zona del elástico harás el cierre. Puedes elegir entre una cremallera o una boquilla. En ambos casos tendrás que coser el cierre que elijas en la zona del elástico con mucho cuidado.

Burlete para la puerta

Corta las punteras y une varios calcetines divertidos entre sí hasta tener un cilindro con el largo de la puerta. Luego solo tienes que coser una de las extremidades y empezar a rellenar desde la otra. Una vez totalmente relleno, cierras la otra extremidad y tienes el burlete terminado.

Para el relleno elige materiales que se puedan lavar y así no tienes que estar abriendo el burlete calcetines cada vez que lo necesites. Una buena opción es rellenarlo con calcetines de lana viejos aunque también puedes utilizar otras piezas de ropa o incluso toallas de baño que ya no se sirvan.

Si se te dan bien las manualidades puedes atreverte un poco más y coser orejas, bigotes y ojos hasta conseguir la forma de un animal o cualquier otra cosa que te propongas.

Mopa reutilizable

Otra forma original y práctica para dar una segunda vida a tus calcetines es utilizándolos como mopa para el suelo. En este caso no necesitas hacer prácticamente nada, solo introducir el calcetín en la mopa antes de empezar el maratón de limpieza. Cuando termines de repasar el suelo, retiras el calcetín y a la lavadora, hasta la próxima vez que lo tengas que utilizar.

Deja una respuesta

X